La Investigación de Mercados.

Concepto de Investigación de Mercados.

Se puede definir como la recopilación y análisis de información, en lo que respecta al mundo de la empresa y del mercado, realizado de forma sistemática o expresa, para poder tomar decisiones dentro del campo del márketing.

Se trata, en definitiva, de una potente herramienta, que debe permitir a la empresa obtener la información necesaria para establecer las diferentes políticas, objetivos, planes y estrategias más adecuadas a sus intereses.

La American Marketing Association (AMA) la define como: «La recopilación sistemática, el registro y el análisis de los datos acerca de los problemas relacionados con el mercado de bienes y servicios».

En nuestro país se viene manifestando que la investigación de mercados camina hacia la consolidación, ya que en 1999 experimentó un crecimiento anual sostenido del 7 por 100, según el informe realizado por la Asociación Española de Estudio de Mercado y Opinión (AEDEMO). En total fueron 262,8 millones de euros lo que se invirtieron, de los cuales un 43 por 100 fue en estudios cuantitativos, un 18 por 100 en estudios cualitativos y un 39 por 100 en estudios continuos.

Mi criterio discrepa enormemente de esta opinión, ya que del total de la facturación de España en márketing, tan sólo la investigación representa el 3 por 100 aproximadamente. A nivel de empresas A.C. Nielsen se sitúa en primer lugar del ranking tanto a nivel nacional como internacional, pero las diferencias en facturación son grandes, ya que frente a los algo más de 36 millones de euros en España, su facturación mundial es de 1.741,4 millones de euros.

Asimismo y frente a la atomización empresarial que tiene el sector, la solución vendrá dada de la mano de la calidad que se aporte y máxime en un momento en que la investigación se encuentra en un proceso de cambio profundo afectado por el desarrollo de las nuevas tecnologías, la nueva economía y la globalización del mercado.

1.  Carácter interdisciplinario de la Investigación de Mercados.

Para poder llevar a buen término un análisis de mercado, es necesario aplicar diversos conocimientos adquiridos a través de las siguientes materias:

• La economía aplicada, psicología y la sociología. En la medida en que el funcionamiento del sistema económico se apoya en decisiones de mercado el análisis del comportamiento del consumidor necesita conocimientos de Psicología; la Sociología se hace necesaria para el estudio de los grupos e instituciones del mercado...

• La filosofía por la destacada importancia que tiene la lógica en la investigación aplicada.

• La estadística y las matemáticas por su aporte fundamental en la cuantificación de los hechos detectados en la investigación.

• La comunicación, por el diálogo que se produce de forma permanente en el trabajo de campo.

• La dirección empresarial, ya que los objetivos que se persiguen con la investigación están estrechamente ligados al diseño de una estrategia y al cumplimiento de unas metas de venta, precios, productos y distribución.

• La capacidad innovadora, aplicada al desarrollo de nuevos métodos eficaces y diferenciados, en el diseño de soluciones rentables.

2.  Contribución de la Investigación de Mercados.

2.1.  En la toma de decisiones básicas.

La investigación de mercados proporciona la información necesaria para la maduración de decisiones básicas y de largo alcance de la empresa que requieren un análisis cuidadoso de los hechos.

Cuando las soluciones alternativas de los problemas son complejas, la toma de decisiones sin su auxilio es peligrosa.

2.2.  En la tarea directiva.

La investigación de mercados proporciona al directivo conocimientos válidos sobre cómo tener los productos en el lugar, momento y precio adecuados. No garantiza soluciones correctas pero reduce considerablemente los márgenes de error en la toma de decisiones.

2.3.  En la rentabilidad de la empresa.

Básicamente contribuye al aumento del beneficio empresarial pues:

• Permite adaptar mejor los productos a las condiciones de la demanda.

• Perfecciona los métodos de promoción.

• Hace por una parte más eficaz el sistema de ventas y el rendimiento de los vendedores, y por otra reduce el coste de ventas.

• Impulsa a los directivos a la reevaluación de los objetivos previstos.

Estimula al personal al saber que su empresa tiene un conocimiento completo de su situación en el mercado y que se dirige hacia unos objetivos bien seleccionados.

3.  Aplicaciones de la investigación de mercados.

Si esquematizamos las aplicaciones que tienen para las empresas, se detectan las siguientes utilidades:

• Análisis del consumidor:

– Usos y actitudes.

– Análisis de motivaciones.

– Posicionamiento e imagen de marcas.

– Tipologías y estilos de vida.

– Satisfacción de la clientela.

• Efectividad publicitaria:

– Pretest publicitario.

– Postest de campañas.

– Seguimiento (tracking) de la publicidad.

– Efectividad promocional.

• Análisis de producto:

– Test de concepto.

– Análisis multiconcepto-multiatributo.

– Análisis de sensibilidad al precio.

– Test de producto.

– Test de envase y/o etiqueta.

– Test de marca.

• Estudios comerciales:

– Áreas de influencia de establecimientos comerciales.

– Imagen de establecimientos comerciales.

– Comportamiento del comprador en punto de venta.

• Estudios de distribución:

– Auditoría de establecimientos detallistas.

– Comportamiento y actitudes de la distribución.

– Publicidad en punto de venta.

• Medios de comunicación:

– Audiencia de medios.

– Efectividad de soportes.

– Análisis de formatos y contenidos.

• Estudios sociológicos y de opinión pública:

– Sondeos electorales.

– Estudios de movilidad y transporte.

– Investigación sociológica.

– Estudios institucionales.

 

La Investigación de Mercados.

Proceso de la Investigación de Mercados.

Su realización requiere generalmente un proceso largo y laborioso, en el que pueden diferenciarse diversas etapas:



GRÁFICO 1. Esquema básico para el desarrollo de un estudio de mercado.

1.  Estudios preleminares.

Los estudios preliminares tienen como objeto sentar las bases del futuro trabajo.

1.1.  Análisis de la situación.

En principio, realizamos un análisis de la situación, manejando toda la información disponible para obtener una panorámica completa de la organización acerca de:

• La empresa y el sector. Su evolución, productos con los que opera, su importancia en el sector, problemas que ha tenido en otros tiempos, soluciones que se aportaron.

• El mercado y los clientes. Análisis sobre la distribución geográfica del mercado, variaciones estacionales de la venta, tipología de la clientela...

• Organización comercial. Canales de distribución que se siguen, rendimiento de la red de ventas, márgenes con los que se opera, descuentos ofrecidos, bonificaciones...

• Implementación a la red, motivada por la gran importancia que la red aporta a las compañías; habrá que realizar un informe comparativo de su situación con respecto a la competencia, tanto en el mercado nacional como en el internacional, aunque no estuviese implantada.

Para realizar un completo y exhaustivo análisis de la situación hemos de obtener un «histórico» con los datos mencionados anteriormente; esto significa que nos deberemos retrotraer a los tres o cinco años anteriores, dependiendo del grado de rigor y profundidad que deseemos imprimir al estudio.

1.2.  Investigación preliminar.

Este trabajo se realiza desde la propia oficina, sin tener necesidad de salir a la calle; no siempre tiene que ser exhaustivo, ya que el conocimiento de la empresa y los estudios anteriores que se han realizado o se vengan realizando periódicamente son suficientes para permitirse pasar a posteriores fases. No obstante, en caso de duda o no utilidad, deben realizarse de nuevo a partir de bases correctas y actuales.

Conviene que los responsables de la realización de los cuestionarios e informes mantengan conversaciones y entrevistas a diferentes niveles, no sólo para descubrir nuevas hipótesis, sino para confirmar los puntos estudiados anteriormente. Con esta segunda subfase quedan fijadas claramente las directrices que habrán de presidir la ejecución del trabajo.

1.3.  Determinación de objetivos.

Puede parecer que el reconocimiento de los problemas de márketing es bastante sencillo; la experiencia nos demuestra que es una de las tareas más difíciles con que se encuentran los directivos, ya que hay que saber aceptar que no siempre se puede captar toda la información y que el Director Técnico del Instituto de Investigación difícilmente dispone de la bolita de cristal mágica, como a veces se le pide. Sólo conociendo previamente cuáles son los problemas, puede empezarse a pensar en la forma de estudiarlos y, como consecuencia, en solucionarlos. El reconocimiento, formulación y concreción de los problemas es ni más ni menos la misión de los estudios preliminares realizados. Una vez efectuados dichos análisis, se está en condiciones de decidir el alcance del estudio y definir los objetivos o metas del trabajo que se va a realizar.

Proceso de la Investigación de Mercados II.

2.  Investigación real.

2.1.  Fuentes de datos.

La labor previa a toda investigación debe ser siempre el análisis y recopilación de toda la información que se pueda obtener, en relación a los problemas que se pretenden investigar, aunque en el mercado existe una serie de informes monográficos, datos estadísticos, estudios de organismos públicos y asociaciones... que están a plena disposición del analista, que constituyen una fuente muy valiosa y que en la mayoría de los casos no se suele utilizar, a pesar de la inmediatez con que se consigue, amén de la información que puede obtenerse en la red.

Una vez elegidas las posibles fuentes de datos, hemos de valorarlas, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

• Grado de fiabilidad.

• Origen de la fuente.

• Grado de obsolescencia.

• Validez contrastada.

Las fuentes de datos las podemos dividir en internas y externas. Internas son aquellas cuya información obtenida emana de la propia empresa. Éste es el caso más favorable para los equipos investigadores, ya que la actualización permanente de los datos que posee la propia empresa es una valiosa fuente de información. Externas son aquellas que provienen de diferentes organismos ajenos a la empresa, publicaciones...

A continuación indicaremos, a título de ejemplo, una serie de publicaciones y estudios cuyo contenido informativo es necesario tener en toda empresa española.

• Anuarios de entidades de crédito.

• Anuario de El País.

• Informes sectoriales ICEX.

• Información de las Cámaras de Comercio.

• Informaciones puntuales de las diferentes Comunidades Autónomas.

• Asociaciones profesionales.

• Diferentes medios de comunicación social.

2.2.  Diseño de la muestra.

Si hemos decidido realizar la investigación de mercados utilizando una encuesta, debemos definir la muestra. Es evidente que para cualquier empresa que se proponga conocer cuántos son los hogares de una pequeña localidad que poseen Internet y televisión digital, el procedimiento que se seguirá será sencillo; consistirá en preguntar a los 400 ó 500 hogares de esa pequeña localidad. Pero lo que toda compañía desea, por lo general, no es disponer de esos datos locales, sino los relativos a toda España o a una amplia zona geográfica, y este dato sería imposible de averiguar si para ello hubiera que preguntar a todas y cada una de las familias. De ahí la necesidad de definir la muestra.

Sin embargo, estas informaciones pueden obtenerse con relativa facilidad. ¿Cómo? Se tendrá en cuenta no a todos los hogares, sino a una muestra relativamente pequeña de los mismos; lo que se hace, pues, es sustituir el universo que se quiere estudiar por una muestra que lo represente. La cuestión que ahora puede plantearse es la obtención del grado de fiabilidad de la encuesta. Si la muestra está bien elegida y es suficientemente amplia, ésta será representativa. Además, es necesario atender al método mediante el cual se elige físicamente la muestra:

• Muestreo aleatorio o probabilístico.

• Muestreo no aleatorio u opinático.

2.2.1.  Muestreos aleatorios.

Como su nombre indica están basados en el azar. Exigen para su utilización la existencia de una relación numérica de los elementos que componen la población. Se caracterizan porque todos los elementos tienen siempre la misma probabilidad de resultar elegidos. Supongamos que se trata de un conjunto de 1.000 elementos y que la muestra va a ser de 100 elementos. Entonces cada uno tiene el 10 por 100 de probabilidad de ser elegido para formar parte de la misma. Se comenzará por enumerar la relación de elementos y una vez hecho esto se elegirán al azar 100 números que nos determinarán la muestra. ¿Cómo elegirlos? En principio, pensar en cualquier procedimiento es bueno; pero en la práctica para que sean representativas se utilizan las denominadas «tablas de números aleatorios».

Este tipo de muestras presentan ciertos tipos de inconvenientes. Por eso, cuando el número de elementos que constituye la población es elevado, este proceso lleva consigo un esfuerzo considerable. El mecanismo operativo se puede simplificar procediendo a una elección «sistemática», que consiste en lo siguiente: si conocemos el llamado coeficiente de elevación, que se consigue dividiendo el número total de elementos de la población que se quiere estudiar por el correspondiente al de la muestra, el resultado que nos dé, será el límite superior para seleccionar al azar un número entre este cociente y la unidad, quedando fijado entonces como el primer seleccionado. A continuación, a este número se le suma el coeficiente de elevación y el número obtenido es el segundo elemento y así sucesivamente.

Explicación gráfica:

A continuación se elige al azar un número entre la unidad y el Ce.

1,   ................................................    x    ................................................,   Ce

1.er seleccionado  =    x

2.º seleccionado  =    x  +  Ce

3.er seleccionado  =  2.º  +  Ce

4.º seleccionado  =  3.º  +  Ce

5.º seleccionado  =  4.º  +  Ce

2.2.2.  Muestreos no aleatorios.

El muestreo no aleatorio, llamado «opinático puro», consiste en la elección de una muestra según el juicio del equipo investigador. Naturalmente, la calidad del muestreo no puede valorarse ni a priori ni objetivamente, pues depende de los criterios utilizados para escoger a los componentes de la muestra. A veces, razones de economía y rapidez lo hacen aconsejable. En ocasiones se completa el muestreo con el denominado «sistema de cuotas», que consiste en realizar cierto número de encuestas entre cada uno de los distintos grupos en que se divide el universo. Así, se puede exigir que haya «X» entrevistas a familias que tengan dos hijos, «Y» entrevistas a familias que vivan los padres con ellos... Esas especificaciones se determinan teniendo en cuenta las características conocidas del universo.

Dentro de este apartado, tenemos el muestreo denominado «semialeatorio», consistente en la obtención al azar de ciertos grupos del colectivo para dejar, a criterio del entrevistador, la elección del elemento que se va a elegir.

Un muestreo, bastante utilizado en las entrevistas y que según algunos autores puede resultar prácticamente aleatorio, es el denominado «muestreo por rutas», en el que partiendo de unos puntos determinados (calle, número...), los agentes van siguiendo su itinerario y efectúan las entrevistas de acuerdo con un ritmo (por ejemplo, cada 10 edificios) y unas normas (para la elección de viviendas).

Una variante de muestreo no aleatorio, que suele utilizarse frecuentemente en determinados casos, son las «reuniones de grupo» o «grupos de discusión». Su importancia en determinados estudios es tal que hemos considerado oportuno incluirlo como tema independiente al final del capítulo.

2.3.  Tamaño de la muestra.

La muestra es el número de elementos, elegidos o no al azar, que hay que tomar de un universo para que los resultados puedan extrapolarse al mismo, y con la condición de que sean representativos de la población. El tamaño de la muestra depende de tres aspectos:

• Del error permitido.

• Del nivel de confianza con el que se desea el error.

• Del carácter finito o infinito de la población.

Las fórmulas generales que permiten determinar el tamaño de la muestra son las siguientes:

• Para poblaciones infinitas (más de 100.000 habitantes):

• Para poblaciones finitas (menos de 100.000 habitantes):

Leyenda:

n = Número de elementos de la muestra.

N = Número de elementos del universo.

P/Q = Probabilidades con las que se presenta el fenómeno.

Z2 = Valor crítico correspondiente al nivel de confianza elegido; siempre se opera con valor sigma 2, luego Z  =  2.

E = Margen de error permitido (a determinar por el director del estudio).

Cuando el valor de P y de Q no se conozca, o cuando la encuesta se realice sobre diferentes aspectos en los que estos valores pueden ser diferentes, es conveniente tomar el caso más favorable, es decir, aquel que necesite el máximo tamaño de la muestra, lo cual ocurre para P  =  Q  =  50, luego, P  =  50 y Q  =  50. En mi larga trayectoria profesional siempre he visto los valores P  x  Q como 50  x  50.

Para facilitar el cálculo del tamaño de la muestra pueden utilizarse unas tablas especiales, incorporadas en el anexo I y II, cuyo uso viene dado por el fácil método del eje de coordenadas.

En ambos casos si hubiésemos ido a las tablas de los anexos I y II hubiésemos obtenido el mismo resultado.

2.4.  Elaboración del cuestionario.

Conocidas las fuentes donde van a buscarse los datos, se elabora el cuestionario teniendo en cuenta las características de la fuente elegida. Es ésta una cuestión de suma importancia, pues una adecuada realización del cuestionario puede eliminar, o al menos reducir, muchas de las causas que ocasionan fallos en una encuesta.

El cuestionario no sólo debe permitir una correcta plasmación de la información buscada, sino que también tiene que ser diseñado de tal forma que facilite al máximo las posibilidades de un tratamiento cuantitativo de los datos recogidos. Es decir, hay dos aspectos que se deben tener en cuenta:

• Por un lado, el cuestionario es el punto de encuentro, en la relación de comunicación, entre el entrevistador y el entrevistado. De ahí la importancia de que el cuestionario posibilite una corriente de comunicación, fácil y exacta, que no dé lugar a errores de interpretación y permita cubrir todos los objetivos.

• Por otra parte, el cuestionario es un formulario, es decir, un impreso en el que se registran datos e información, por lo que en su elaboración se definen ya los códigos de tabulación y el formato, de manera que la labor del procesado de datos resulte simple. Asimismo, la experiencia aconseja que se aproveche la realización de los «pretests» o encuestas piloto para probar el cuestionario diseñado, incluso después de los estudios necesarios.

Un buen cuestionario debe tener las siguientes propiedades:

• Claridad del lenguaje. Hay que procurar términos que sean suficientemente claros, lo que evitará errores de interpretación.

• Respuestas fáciles. Para evitar incorrecciones como consecuencia de la fatiga, hay que elaborar preguntas cuyas respuestas no supongan gran esfuerzo mental.

• Evitar, en lo posible, preguntas molestas. Si a pesar de ello es preciso realizarlas, conviene introducir al entrevistado en el espíritu de la encuesta.

• No influenciar en la respuesta. Hay que dejar entera libertad a la hora de elegir la respuesta, sin influir de ninguna forma al entrevistado.

Diferentes tipos de preguntas.

Dentro del cuestionario, se pueden realizar diferentes tipos de preguntas:

• Abiertas y cerradas. Abiertas, son aquellas en que el entrevistador puede dar libremente su respuesta. Por el contrario, en las cerradas el entrevistador debe elegir una o varias.

• Preguntas para ordenar. En ellas se pide al entrevistado que según su criterio coloque por orden los términos que se le indican.

• Preguntas en batería. Constituyen un conjunto de cuestiones o interrogantes que, en realidad, forman una sola pregunta, con el objetivo de obtener una respuesta concreta.

• Preguntas proyectivas. Se pide la opinión al entrevistado sobre una persona, marca o situación que se le muestre.

• Preguntas de control. Sirven para proporcionar una idea de la verdad y sinceridad de la encuesta realizada, es conveniente incluir una o dos en todo cuestionario. En el caso de detectar en las preguntas de control falsedad de criterio, se ha de proceder a la eliminación de todo ese cuestionario.

En el anexo III se recoge un modelo real de la encuesta que sirvió en el año 2000 para hacer un estudio de mercado en la implantación de un CRM en las fuerzas de ventas, sector alimentación.

2.5.  Trabajos de campo.

Los trabajos de campo están dentro de la fase en la que se realizan las entrevistas. Como comentamos anteriormente, es muy frecuente hacer, antes de los trabajos de campo propiamente dichos, una encuesta piloto que sirve para probar tanto el material de trabajo (cuestionarios, direcciones, instrucciones...) como la organización general y el grado de aptitud y de entrenamiento de los agentes entrevistadores. Para ello es necesario disponer de un personal eficiente y preparado: entrevistadores, jefes de grupo, y supervisores o inspectores.

Estos miembros del equipo investigador deben ser entrenados para cada investigación, pues su influencia en los estudios es enorme, hasta el punto de que por muy planteada y dirigida que esté una encuesta, si no se dispone del personal competente para efectuar los trabajos de campo, los resultados pueden desvirtuarse. Es ésta una opinión avalada por la experiencia y muy generalizada entre los autores que hemos consultado.

La selección y reclutamiento de este personal, que frecuentemente carece de auténtica profesionalidad, debe ser cuidada al máximo. ¿Qué requisitos y personalidad deben exigirse? ¿Cómo tiene que ser un entrevistador?

Hay muchas características que dependerán del tipo de estudios que se vayan a realizar. Así ocurre con las relativas a la edad, preparación técnica y cultural...; sin embargo, existen algunas peculiaridades de las que difícilmente podrá prescindirse:

• Tipología metódica y ordenada. Deben saber captar detalles sobre la veracidad y seriedad del entrevistado, así como otros factores externos.

• Sinceridad. Su trabajo es siempre algo libre, y la sinceridad y responsabilidad son importantes a la hora de puntuar a los posibles candidatos.

• Activo. Debe cumplir su cometido valiéndose por sí mismo. No se trata de que estén ocupando cierto número de horas, sino de que sean capaces de alcanzar sus objetivos.

• Presencia positiva. Su aspecto ha de ser agradable.

• Capacidad de adaptación. Su trabajo se realiza en medios diferentes.

Los entrevistadores son dirigidos por jefes de grupo que, a veces, son entrevistadores veteranos. Se recomienda un jefe de grupo para cada cinco agentes encuestadores, aproximadamente, y su misión consiste en acompañar a los encuestadores en algunas entrevistas para verificar la calidad de su trabajo y corregirlos en caso necesario, así como efectuar aquellas visitas más difíciles y delicadas y, finalmente, proceder a una primera revisión de los formularios.

 Proceso de la Investigación de Mercados III.

3.  Trabajos finales.

3.1.  Recepción y depuración de cuestionarios.

Una vez que los cuestionarios llegan al departamento técnico, se supervisan uno a uno en la fase denominada «depuración», que tiene como misión asegurarse del comportamiento y la conducta que mantuvo el entrevistador, así como la del entrevistado y comprobar que ambas han sido correctas, y por tanto no han dado lugar a fallos que ocasionarían errores en las estimaciones. La conducta de los entrevistadores puede resultar incorrecta por alguna de las siguientes causas (variables contaminadoras):

• Por la no realización de algunas de las entrevistas, cumplimentando los cuestionarios falsamente.

• Las entrevistas se realizan, pero sólo hace las preguntas claves, de tal manera que una vez conocida la postura general del entrevistado, las restantes cuestiones son cumplimentadas por el entrevistador.

• Las entrevistas se han hecho pero no a la persona adecuada.

Para disminuir la posibilidad de que sucedan estas cosas, el supervisor o jefe de equipo debe repetir algunas de las entrevistas y comprobar que todo se hizo correctamente, así como aclarar cualquier detalle que esté incompleto o induzca a error. Si se comprueba la falsedad total o parcial de un cuestionario, se han de revisar todos los efectuados por el mismo agente. Una vez depurados los cuestionarios, el supervisor estampará su visto bueno en todos para someterlos a la tabulación.

3.2.  Codificación y tabulación.

El proceso de tabulación consiste esencialmente en el recuento de los datos contenidos en los cuestionarios. Sin embargo, también se incluyen en este proceso todas aquellas operaciones encaminadas a la obtención de resultados numéricos relativos a los temas de estudio que se tratan en los cuestionarios.

La tabulación puede ser tratada de forma manual o informática. Aunque la primera está en desuso se efectúa cuando el cuestionario es reducido y se realiza mediante el punteo o simple recuento de los datos. Para tabular mecánicamente se utiliza la informática, ya que la información que se recoge en las encuestas es muy amplia y exige, para su eficaz utilización, la realización de múltiples clasificaciones combinadas entre variables.

En todo caso, el proceso de tabulación requiere una previa codificación de las respuestas obtenidas en los cuestionarios, es decir, la traducción de los cuestionarios a una clave numérica. El momento más adecuado para elaborar este plan de procesamiento de datos es al elaborar el cuestionario, ya que de esta forma se evita la posibilidad de que surjan cuestiones que no puedan ser correctamente tratadas por falta de preguntas adecuadas o de difícil tabulación.

3.3.  Informe final.

L. Brown dice sobre este tema:

«Los investigadores pueden dedicar un tiempo considerable y mucho dinero de la firma para llevar a cabo una tarea, estar entusiasmados porque los resultados apuntan claramente hacia conclusiones importantes. Dedicar mucho esfuerzo para producir un informe realmente valioso. Los resultados se envían al principal directivo de la empresa y el analista espera los comentarios. Luego se le llama y se le pregunta: ¿Quién leyó el borrador de este trabajo?, he encontrado tres errores de ortografía en el informe. Cuando uno ha tenido experiencias similares a ésta, comienza a apreciar la importancia que el ejecutivo da a la presentación de los resultados».

La triste reacción del directivo es lo que hay que evitar a la hora de presentar un informe final o cualquier otro tipo de estudios, ya que en la mayoría de los casos la efectividad de un informe se juzga por la habilidad con la que se haya escrito y presentado el mismo, olvidándose del planteamiento y la ejecución adecuada.

Algunas veces las presentaciones son demasiado largas, otras, muy cortas; a veces se abusa de gráficos, por ello e independientemente a quien vaya dirigido el informe se han incluido las principales características que deben servirnos para presentarlo:

• La portada debe dar a conocer el tema sobre el que versa el informe, para y por quién ha sido preparado, así como la fecha en la que se ha terminado (mes y año solamente).

• En la introducción se explicarán los motivos por los que se ha llevado a cabo la tarea, el objetivo previsto en el estudio, así como el equipo que ha colaborado.

• El cuerpo del informe comenzará con una exposición de los problemas que se van a investigar y las hipótesis sobre las cuales se apoyará la investigación. A continuación, se describirán los métodos empleados, fuentes de información, forma de establecer la muestra, tipo de cuestionarios y el número y clase de investigadores que participen.

• Los resultados se presentarán en tablas y mapas gráficos que expliquen las relaciones existentes entre las diversas variables analizadas.

• A continuación se indicará el resumen final y conclusiones, para añadir con posterioridad las recomendaciones, indicándose las acciones y normas que se deberán seguir, a la vista de los resultados obtenidos.

 

 Principales Técnicas de Recogida de Información.

La investigación de mercados como hemos dicho anteriormente se ha basado tradicionalmente en soportes cuantitativos independientemente del medio utilizado (personal, telefónico, postal, panel...). La encuesta estadística estructurada es su máximo exponente y su objetivo es reflejar a través de una muestra estadísticamente representativa la realidad social o económica que sustenta a un mercado concreto.

A efectos metodológicos, las técnicas cuantitativas se basan en agrupar y medir a los individuos muestrales en categorías, en función de variables preestablecidas, tales como pautas de consumo, rasgos sociodemográficos, ejes lógicos de segmen-tación...

Por tanto, los resultados obtenidos a partir de técnicas cuantitativas se validan exclusivamente con criterios estadísticos, por lo que no son adecuadas para reconstruir las relaciones sociales que subyacen a la medición concreta. En el mejor de los casos, se limitan a describirla. Es decir, no descubren procesos, simplemente los cuantifican.

Pongamos un sencillo ejemplo. Supongamos que se realiza un análisis del mercado turístico en España y una de sus conclusiones descriptivas es que los individuos de núcleos poblacionales mayores de 10.000 habitantes escogen con mucha mayor frecuencia la temporada baja como época vacacional de desplazamiento de su vivienda habitual. Con este dato de referencia, a una determinada agencia de viajes podría ocurrírsele una estrategia promocional de este tipo de turismo en municipios pequeños, creyendo haber descubierto un nicho de mercado. Pues bien, supongamos ahora que en los núcleos pequeños la distribución por sectores de actividad incorpora una proporción muy superior de trabajadores en el sector agrícola que en los núcleos grandes y que la única época en la que pueden desentenderse de sus labores en el campo sea en verano. Si esto es cierto, la agencia que diseñó la campaña promocional fracasaría. Podemos observar que si bien la investigación es estadísticamente perfecta (puesto que cuantificó adecuadamente las variables), conceptualmente no tiene ningún valor, ya que la relación entre tamaño de hábitat y hábitos de consumo turístico es sólo una relación numérica pero prácticamente diferente.

Ya en los años setenta, pero sobre todo en la década de los ochenta, se empezó a desarrollar en la investigación social y específicamente en la de mercados otro tipo de técnicas complementarias, que en ningún caso compiten o así debería ser con las cuantitativas, puesto que implican perspectivas diferentes. Se trataría de diversas maneras de observar la misma realidad. La investigación cualitativa extrae las variables motivacionales que configuran los ejes valorativos y de actuación. Por su parte, el análisis cuantitativo mide tales ejes, así como las categorías surgidas y las relaciones entre ellas. En sentido figurado, la investigación cuantitativa mide la parte visible de la luna y la cualitativa explica por qué una parte es visible y la otra no. Explicación y descripción son dos caras del mismo fenómeno. La visibilidad de la luna no implica necesariamente la imposibilidad del estudio de su cara oculta.



GRÁFICO 2. Principales técnicas de recogida de información

Antes de adentrarnos en las técnicas cualitativas, he considerado interesante incluir una técnica muy utilizada en los últimos años y que adquirirá un importante protagonismo en el márketing del siglo XXI.

Mistery shopping.

También denominado mistery shopper o comprador misterioso es una técnica que consiste en la falsa compra o contratación de un servicio, llevado a cabo por un equipo cualificado de personas especializadas en dicha técnica, con el fin de detectar y valorar una serie de variables concretas definidas anteriormente, en el punto de venta o establecimiento, al solicitar, como un cliente más, una serie de productos o servicios. Dicho modelo permite detectar y evaluar los índices de calidad del servicio (trato, eficacia, profesionalidad...), seguimiento de las directrices emanadas de los manuales operativos, posibles optimizaciones de tareas, influencia del vendedor en la prescripción de marcas, necesidades de formación del personal.

Aunque ya se venía utilizando por la industria del automóvil en la década de los noventa, ha sido en el año 2000 cuando ha comenzado una gran demanda del servicio, principalmente en el sector franquicias, motivado principalmente por la utilidad e información que se obtiene.

1.  Utilidad de las Técnicas cualitativas.

El proceso básico de la encuesta estadística se basa en la relación secuencial pregunta-respuesta. En las encuestas precodificadas, es el investigador el que decide la respuesta, dado que limita sus posibilidades. El entrevistado sólo puede hacer zapping entre las diferentes «cadenas» de respuesta. Como suele ocurrir al encender el televisor, el encuestado decide entre la menos mala de las cadenas o apaga la televisión (lo que traducido a la encuesta equivale a «no sabe/no contesta»). Por ejemplo, es relativamente habitual que al preguntar por las razones de compra de un determinado producto, ninguna de las alternativas propuestas se adecue perfectamente a la realidad del entrevistado, o que varias de ellas encajen, pero sólo parcialmente.

Surgen así las técnicas cualitativas, como una vía de investigación complementaria. Si el objetivo de la investigación cuantitativa es clasificar, agrupar en categorías y medir (en definitiva, describir la realidad), la finalidad de las técnicas cualitativas es analizar el substrato social, o sea, encontrar los «porqués» de esa realidad, o al menos nos marcarán las tendencias.

Las técnicas cualitativas más difundidas son los grupos de discusión, denominadas en determinadas ocasiones dinámicas de grupo, y las entrevistas en profundidad, en ambos casos, la recogida de información se traduce en la obtención y posterior análisis, del diálogo libre y espontáneo entre un reducido grupo de personas (grupo de discusión) o entre el entrevistador y el entrevistado (entrevista en profundidad).

Obviamente, el límite de estas técnicas es que no existen unidades de medida muestral, de ahí que sean complementarias de las cuantitativas. Su relevancia cada vez mayor en la investigación de mercados radica en que mediante el análisis del discurso de los microgrupos podemos ser capaces de captar los ejes motivacionales que subyacen a las opiniones cotidianas y al comportamiento diario.

2.  Cuando utilizar las técnicas cualitativas.

A grandes rasgos, una investigación debe incluir una fase cualitativa inicial cuando:

• No se conocen las variables reales que estructuran el mercado, ni los procesos sociales que lo definen y reproducen.

• Se utilizan como pretest antes del diseño definitivo del cuestionario. No sólo ayudan a formular correctamente las preguntas, sino que contribuyen a precodificar y cerrar las posibles respuestas en categorías semánticas claras y excluyentes entre sí.

• Ayudan a controlar y a ponderar los efectos de variables que afectan al resultado de la investigación pero que no son el objetivo de ésta. Por ejemplo: es habitual que el encuestado tienda a situarse en torno a los valores centrales del intervalo entre las distintas posibilidades de respuesta, puesto que socialmente es lo que se espera de él (efecto de deseabilidad social). Esto es especialmente cierto en ámbitos moralizados socialmente: sexo, alcohol... pero también en mercados donde determinados productos afectan al status del entrevistado.

• Se utilizan igualmente para desarrollar determinado tipo de test actitudinales o motivacionales.

• En el análisis de conductas no racionales desde una perspectiva económica (coste/beneficio), las técnicas cualitativas se adecuan mejor para explicar la irrupción de impulsos y las contradicciones grupales.

• La entrevista en profundidad es especialmente apta para el análisis de casos individuales típicos o extremos, puesto que es aquí donde se encuentran las dimensiones motivacionales en su estado puro. Por ejemplo, pueden ser de gran ayuda para analizar los procesos mentales de consumidores compulsivos.

• Por su parte, el grupo de discusión tiene una ventaja adicional. En el desarrollo del propio grupo, suelen representarse los distintos roles sociales: líder de opinión, creativo, escéptico, reforzadores... La relación entre la dinámica surgida y la evolución del discurso en su contexto, es lo que debe reflejar el microcosmos a partir del cual se extraerán las dimensiones fundamentales.

Conviene puntualizar que estas técnicas poco tienen que ver con ciertas dinámicas de grupo que se realizan a nivel interno de empresas, tales como las «tormentas de ideas», cuya finalidad es exclusivamente la de producir ideas, con lo que no requieren un análisis específico, más allá del resumen o de la extracción casi literal de tales ideas.

3.  Metodología.

La realización de los grupos de discusión se caracteriza por cierta flexibilidad. A continuación mencionaremos brevemente algunos requisitos básicos de funcionamiento.

El moderador, figura indispensable para la realización, introducirá el tema de manera concisa y clara, pero evitando opinar. Es relativamente frecuente incluir un guión denominado técnicamente «Guía de tópicos», en el que manejado exclusivamente por el moderador, estarán incluidas todas aquellas variables sobre las que el grupo tendrá que debatir con entera libertad.

El grupo debe estar formado por un número de personas que puede oscilar entre 6 y 10 individuos.

Los integrantes no deben conocerse previamente, al objeto de evitar alianzas surgidas de ámbitos ajenos a la propia discusión.

Si es posible, tampoco deben conocer con antelación el objetivo de la investigación, puesto que podrían formarse opiniones o valoraciones preconcebidas. Una descripción aséptica y genérica de tal objetivo debe ser suficiente.

Las condiciones de la sala serán agradables. Los integrantes del grupo se sentarán alrededor de una mesa sin que existan relaciones de prevalencia entre ellos, ni siquiera del moderador. Una mesa redonda se adecua perfectamente a este fin.

La duración de la reunión también es flexible. Como criterio orientativo, suelen girar alrededor de una hora y media. La información suele ser grabada en cinta o televisión y transcrita posteriormente de manera literal. La grabación, que en un primer momento puede coartar a los individuos es fundamental, puesto que la realización en un «acta» o resumen no tendría ninguna utilidad a efectos analíticos. En el momento de introducir el tema a discutir, el moderador explicará los criterios que hacen necesaria la presencia del casete o televisor.

 

 Investigación de la viabilidad en el lanzamiento de un producto

Ante la situación de mercado de disponer de una idea/concepto de producto sobre la que deseamos conocer su viabilidad para su desarrollo y posterior «posible lanzamiento al mercado», los estudios de mercado a realizar vienen condicionados, en principio, a tomar dos alternativas en base al grado de novedad/exclusividad del concepto o producto.

• Si ya existen categorías de producto similares, es necesario realizar un estudio al consumidor actual, describiendo desde sus características (sexo, edad, poder adquisitivo...) hasta las pautas con las que consume los productos existentes (frecuencia, marquismo, lugar de compra...).

• Si es totalmente novedoso, el primer paso es un test de concepto, para averiguar hasta qué punto puede ser aceptado por el consumidor, qué valores le ven, qué posibles frenos al consumo y con qué categorías de producto sería «asociable» por el consumidor. (En su caso, puede aconsejarse realizar a continuación un estudio sobre el consumidor actual de esas categorías «asociables»).

También en el caso de productos novedosos puede ser aconsejable un test de producto o uso encaminado a averiguar si es necesario modificar características del producto (sabor, durabilidad, comodidad de manejo), o si estas características pueden anular en la práctica lo que era una buena idea sobre el papel.

El test de concepto y/o el estudio de consumidor actual deben permitirnos definir al menos en líneas generales, a qué segmentos deseamos dirigir el producto y en qué canales podría tener más aceptación por el consumidor.

Entonces será interesante realizar estudios tomando como informantes a los:

• Consumidores de esos segmentos: estudio del mercado potencial que deberá cuantificar cuál es la demanda esperada, con qué sensibilidad al precio debemos contar, en qué canales estarían más dispuestos a comprar nuestro producto (y en cuáles no lo comprarían)...

• Representantes de los posibles canales: estudio al canal, en el que se plantea la posibilidad de comercialización, y se pregunta por condiciones, costes, posibilidades...

Si estos estudios arrojan unos parámetros de rentabilidad estimada suficiente, entonces se procedería a diseñar elementos de comunicación (marca, packaging...), que deberán ser convenientemente testados antes del lanzamiento, para asegurar que son acordes con el concepto y con las expectativas del consumidor potencial.

Sistemas de Información Geográfica (SIG).

A pesar de ser una herramienta de investigación muy novedosa y poco extendida en la actualidad, viene siendo utilizada con éxito en el márketing comercial y político. A través de un SIG podemos saber dónde situar unas nuevas oficinas bancarias, tiendas en régimen de franquicia o captación de votos hacia un determinado partido, según la renta que tienen los habitantes, la cilindrada de sus coches, su edad, el voto realizado en las últimas elecciones y cualquier otro dato disponible en las estadísticas.

Entonces, ¿cómo podríamos definir el SIG? Es una base de datos que contempla informáticamente una componente geográfica de información. Al utilizarla trabajamos con mapas que tienen unas bases de datos asociadas a los mismos. Cada dato se sitúa reflejado como un punto dentro del mapa que aparece en la pantalla del PC; los ejes de las calles y las carreteras son líneas que determinan una zona que nos da toda la información que se encuentra dentro de ella, a partir de ahí podemos marcar las diferentes estrategias de márketing. Algunos autores lo denominan también como geomárketing.

Con los estudios cualitativos podemos conseguir un buen retrato de las tendencias del mercado, pero con los SIG los datos disponibles nos pueden facilitar su ubicación; esto permite ofrecer una clara ventaja competitiva, ya que su forma de tratar los datos la convierte en una herramienta que no es fácilmente imitable.

Con este sistema de información, el control y el análisis de la información que ya tienen, mejora ostensiblemente la gestión de la empresa; ahora bien no hay que olvidar que vivimos un cambio radical en las orientaciones del márketing y cada vez más se precisan herramientas más flexibles, fáciles de comprender y trabajar; aquí es donde los SIG están adquiriendo un importante protagonismo por las múltiples utilidades que se pueden obtener.

El principal objetivo que se tiene entonces es conocer cuáles son las necesidades específicas de información del cliente, determinar su urgencia, su importancia, establecer una jerarquía y conforme a ella, actuar.

Una constante en el libro, será ver varias veces que nos hemos alejado del márketing de masas y acudimos cada vez más a la segmentación del mercado o micromárketing, muchas empresas están intentando dar respuestas a estos interrogantes pero pocas de forma profesional y seriamente.

Las principales compañías coinciden incluso en denominar esta técnica tipología mosaic refiriéndose a los mercados potenciales de las empresas que han valorado las zonas, calculando áreas de influencia, estableciendo áreas por su potencial, jerarquizando provincias..., acorde a diferentes criterios y dentro de más de 40 tipos diferentes de clientes.

Ventajas competitivas:

• Mayor precisión y eficacia en las estrategias de márketing.

• Disminución de riesgo en la toma de decisiones que conlleve la ubicación física como elemento referencial.

• Evaluación física del mercado actual.

• Evaluación física del mercado potencial.

• Colocación de un producto en un segmento elegido.

• Optimización de vendedores, puntos de venta y rutas de venta y gestión CRM.

• Nuevos mercados a través de la gestión del tráfico.

1.  Demandas que satisfacen un SIG.

Al analizar los datos volcados sobre una cartografía, el SIG puede responder a varias preguntas:

• ¿Qué hay en...? Localización de los elementos que estudiamos: pueden ser puntos de venta, clientes, almacenes, centros de asistencia.

• ¿Dónde se encuentra...? Buscamos un lugar o un elemento que reúna una serie de condiciones. Por ejemplo, dónde se encuentran mis clientes que son menores de 25 años.

• ¿Qué ha cambiado desde...? Es un análisis de tendencias, vemos las diferencias que se dan en una zona a lo largo del tiempo.

• ¿Qué patrones de distribución espacial existen...? Se podría estudiar si consumen más los clientes que viven a menos de 100 metros de un centro comercial.

• ¿Qué sucede si...? Buscar modelos y estudiar si son válidos cuando ocurre un hecho determinado.

• ¿Qué ruta debo coger? Tanto en ciudad como en carretera, en pocos años nos habituaremos a conducir con navegador.

2.  Utilización dentro de la empresa actual.

Hace unos años el motivo de la compra se basaba en la funcionalidad del producto, ya que venía a cubrir una necesidad. Actualmente la componente emocional de la compra es decisiva. Esto nos lleva a situaciones en las que un producto que cubre iguales necesidades se diferencia para dirigirse a distintos grupos de clientes. En este tipo de política un márketing masivo no es eficaz. Por otro lado, la gran cantidad de medios de comunicación que existen hoy en día hace que los expertos en márketing tengan su trabajo más difícil.

Como consecuencia de todo esto las bases de datos se han convertido en compañeras imprescindibles de los analistas de mercado.

Definir un mercado objetivo para un producto implica identificar consumidores con necesidades similares, pero será necesario tener en cuenta cuántos grupos homogéneos componen ese mercado, y qué microzonas ocupan. Con un SIG localizo a mis clientes, puedo diferenciar dónde están mis centros de venta y qué zonas ocupan los habitantes con el mismo perfil de mis clientes. Con esta información la ubicación de un nuevo centro de ventas es una decisión sencilla.

3.  Los SIG y las bases de datos.

Las bases de datos de las empresas están compuestas de datos internos y externos, presentes y futuros, planificados y reales. El 80 por 100 de estos datos tienen una componente geográfica. La utilización de un SIG termina con las consultas a grandes listados y los mapas con chinchetas. El acceso a la información se realiza de una forma más clara y rápida.

Realicemos un repaso de los datos que tenemos dentro de las empresas y qué tipo de análisis se podría realizar con ellos. En primer lugar los clientes: dónde están, quiénes son, o localización de un segmento específico de población, por ejemplo. El protagonismo del término CRM (Customer Relationship Management) o gestión de las relaciones con el cliente, nos vienen a confirmar que los GIS son imprescindibles para la tarea comercial.

También son susceptibles de estudio los puntos de venta: dónde están, análisis para detectar los huecos de mercado, eliminación de los puntos menos rentables, apertura de nuevos centros, o estudio del acceso a los puntos de venta.

Al estudiar la red de ventas podemos zonificar el mercado, controlar y analizar las visitas, controlar los gastos, estudiar históricamente las zonas, realizar nuevas asignaciones de zonas.

De los datos de volumen de ventas se puede realizar un análisis de ventas por zonas, un análisis de ventas por puntos de venta, por vendedor, planificar y controlar campañas de promoción.

En la red de asistencia localizaremos inmediatamente los medios propios, los clientes o las rutas óptimas de asistencia.

Para distribución utilizaremos el SIG en control y planificación de rutas, control de gasto o la localización del producto en el mercado.

4.  Nuevos sectores en los que implantar un SIG.

Al analizar el posible uso de los SIG en la empresa podemos ver que se está asentando en sectores en los que hasta ahora se han utilizado otros métodos de trabajo:

• Sector bancario: localización de red de sucursales en función de las características de la población. Estudio de modelos de mercado potenciales. Estudio de riesgos en la gestión de seguros. Seguimiento de inversiones y de los resultados del mercado bancario en su dimensión territorial.

• Sector de estudios de mercado: segmentaciones de mercado, distribución territorial de la población y de sus características socioeconómicas.

• Sector sanitario: seguimiento de estudios epidemiológicos. Planificación de la red de asistencia sanitaria en relación con la población que habita una zona. Análisis de la distribución geográfica de los perfiles sanitarios de la población.

• Sector logístico: gestión de flota. Planificación y optimización de rutas. Determinación de centros de distribución. Posicionamiento de puntos de venta y análisis de itinerarios de recogida y suministros. Control de los envíos.

• Sector de las telecomunicaciones: planificación de las redes de telefonía móvil, de televisión por cable, análisis de cobertura del medio.

• Sector de la comunicación: información sectorial para su transmisión gráfica hacia los sectores deseados de la opinión pública. Análisis de los efectos de las campañas de publicidad y promoción. Teletrabajo, educación a distancia, tiempo libre, información sobre ocio.

• Sector de franquicias: localización de nuevos puntos de venta, captación de clientes potenciales.

• Sector del automóvil: de los 14,5 millones de turismos que se matricularon en Europa en el año 2000, cerca del 47 por 100 ofrecían la opción de contar con un navegador. En muy pocos años será una necesidad.

• Sector medioambiental: para realizar inventarios de suelos o controlar el tipo del uso del mismo.

 

 

Internet y la Investigación de Mercados

Internet es una herramienta útil para el investigador de mercados desde el momento en que facilita una relación inmediata con los posibles informantes (encuestados, panelistas), independientemente de la ubicación geográfica del investigador y del informante.

Bien empleada, esta herramienta puede aportar una reducción de costes y de plazos de ejecución en los estudios de mercado.

Las empresas de investigación de mercados se enfrentan a una nueva revolución en la forma en la que vienen llevando a cabo su actividad, tanto en lo referente a nuevos productos y servicios ofrecidos, como en la novedosa manera de plantearse las relaciones comerciales y profesionales con los clientes.

El sector de investigación de mercados en EE.UU. ha sido sensible a estos cambios significativamente antes que en Europa, llevando claramente el liderazgo mundial en materia de investigación on-line.

Todavía es difícil predecir con exactitud cuál va a ser realmente el cambio que va a provocar Internet. La integración de todos los procesos de la investigación tradicional (diseño de cuestionario, recogida de datos, tratamiento estadístico y presentación de resultados) en un nuevo medio interactivo va a renovar la manera de actuar con el cliente y el servicio que se le preste.

Aunque en España es una actividad poco madura, consideramos como referencia tres utilizaciones básicas de Internet en investigación:

• Panel informadores: un grupo amplio de informantes (consumidores, especialistas, televidentes...), previamente seleccionados y reclutados para el estudio, nos proporciona la información que deseamos bien por correo electrónico, bien a través de una página web.

• Cuestionario «colgado» en la Red: situamos un cuestionario en una página web y provocamos la respuesta voluntaria incentivándola con algún tipo de compensación. La ubicación del cuestionario y los links que se contraten para provocar su visita, son fundamentales para seleccionar el tipo de informante deseado y obtener un número alto de respuestas.

• Envío de cuestionario por e-mail: si se dispone de un fichero de direcciones electrónicas de personas o empresas que deseamos que respondan a nuestro estudio, el correo electrónico puede sustituir a la encuesta postal clásica. Es importante que los informantes a los que se envíen los cuestionarios hayan sido preavisados o hayan aceptado previamente la participación en la encuesta. (El envío masivo y «ciego» de cuestionarios por e-mail puede ser considerado una práctica de spam).

Las principales ventajas de la investigación a través de Internet son:

• La falta de intermediario entre el cuestionario y el entrevistado hace que los sondeos sean más objetivos. En principio, pienso que es un método más barato.

• La interactividad del cliente con el instituto será mayor, ya que se evita el condicionante del entrevistador, imprimiendo incluso mayor rapidez en el tratamiento de las respuestas y su posterior tabulación.

Los principales inconvenientes de la investigación a través de Internet son:

La dificultad de acceso a determinados tipos de informantes entre los cuales aún no está extendido su uso.

• La dificultad en controlar la selección de informantes (por ejemplo: evitar que la misma persona conteste varias veces a la encuesta, asegurar que la persona que ha respondido es la adecuada...).

Hay –por último– un tipo de estudios que consideramos más «investigaciones sobre Internet» que investigaciones basadas en Internet: nos referimos a los estudios de audiencia páginas web, a los estudios sobre perfiles y comportamientos del internauta (tiempos medios de visita, tipos de información requerida...).

 

 

La Investigación de Mercados y los Institutos de Opinión I.

Si deseamos conocer con mayor exactitud todo lo referente al tema de estudios de mercados, tendremos que mencionar los otros métodos utilizados también por los institutos de opinión. Estos métodos, cuya implantación en España ha tenido lugar en los 30 últimos años, están centrados principalmente en:

• Paneles.

• Ómnibus.

La información que se facilita a continuación está obtenida de la «Guía de márketing 2000», editada por la revista Ipmark.

1.  Panel.

Es un término anglosajón que indica la recogida de información regular en un determinado grupo de personas o puntos de venta, sobre aquellos sectores y productos que se deseen analizar y que, a su vez, son representativos, como unidad muestral, de un universo. Las empresas que estén interesadas en conocer y recibir información regular sobre los productos en cuestión deberán realizar un contacto con los responsables del panel.

Se pueden realizar estudios, entre otros, de los siguientes aspectos: horas de permanencia frente al televisor, aceptación de un determinado producto, rotación de stocks, gustos, tendencias, lugares de compra.

La recogida de información de los diferentes paneles se realiza principalmente a través de las nuevas tecnologías, pero también pueden recogerse mediante vía postal, telefónica, visita personal... Todos estos sistemas aquí comentados han de ser controlados de una forma profesional y adaptados a los últimos avances tecnológicos.

A continuación, damos una breve referencia de los más conocidos, algunos de ellos incluso muy especializados, aunque siempre se podrán realizar de forma ad hoc, o sea, por encargo.

 

Los paneles.

 

Panel de consumidores Homescan- AC Nielsen Company.

 

Fecha de creación: 1999.

Sustituye al antiguo panel de consumidores basado en audit manual con soporte diario que se había venido desarrollando desde 1993.

Objetivos:

Complementar la información proveniente del panel de detallista a través del conocimiento del consumidor en el hogar con respecto a los diferentes productos/marcas, así como ahondar en los mecanismos del propio consumidor.

Universos estudiados:

Conjunto de hogares españoles de la Península y Baleares. Entendemos por hogar la persona individual, sea hombre o mujer, o conjunto de personas que habitan en un mismo domicilio y consumen con cargo a un mismo presupuesto.

Muestra:

4.000 hogares representativos del universo total de referencia.

Metodología:

Recogida de información a través de lápiz óptico y transmisión semanal de la misma mediante comunicación telefónica.

El nivel de recogida de la información es a nivel código Ean, con la misma estructura que el panel de detallistas SCANTRACK.

Periodicidad:

La periodicidad standard A.C. Nielsen es el informe trimestral y anual, con la posibilidad de obtener avances mensuales.

Información suministrada:

Todas las variables aparecen agrupadas en base a los siguientes análisis:

Tendencia de mercado y participación de las marcas. Comportamiento del consumidor en el acto de compra (compras totales, porcentaje de hogares compradores, promedio de compras por hogar, frecuencia de compras, compra media por acto).  Perfil del consumidor según criterios sociodemográficos.  Posicionamiento en el hogar: importancia de los hogares, exclusividad de marcas en los mismos.  Nivel de repetición de compra de cada marca/variedad, pudiendo conocerse de forma directa el número y/o proporción de hogares que adquieren una referencia o marca una, dos, tres, o más veces, dentro de un período de tiempo determinado.  Datos por cadena.  Tamaño del universo o número de hogares incluidos en cada uno de los segmentos de población diferenciados.

Desgloses de mercado:

Áreas geográficas A.C. Nielsen. Tamaño del municipio. Clase social. Edad del ama de casa. Situación laboral del ama de casa. Número de miembros del hogar. Presencia de niños en el hogar.

También se incluye en las bases de datos standard la información relativa a los tipos de establecimiento, y de forma más específica, a las diferentes cadenas de distribución de forma independiente.

Métodos de análisis:

Junto con la información básica de los informes que incluyen de forma standard todas las variables mencionadas anteriormente, HOMESCAN ofrece la posibilidad de realizar estudios especiales que permitan profundizar en el análisis de problemáticas más concretas.  De esta manera se están realizando los siguientes análisis que tiene un desarrollo más amplio en el capítulo de «Los modelos del márketing»: Trial & Repeat. New/Lost/Retained buyers.  Compra combinada. Transferencia entre marcas/cadenas.  Análisis de la cesta de la compra.

 

 

Estudios de observación en el punto de venta. AC Nielsen Company.

Objetivos:

Los estudios de observación forman parte de toda una cartera de servicios que A.C. Nielsen pone a disposición de los profesionales del márketing en el punto de venta.

Permiten disponer de un conocimiento exhaustivo de las variables concretas que se manejan con la moderna distribución y establecer una ventaja diferenciadora sobre sus competidores.  Esto es, trasladar los conceptos de márketing y de marca al punto de venta.

Tipos de estudios:

KEY ACCOUNT CAUSAL: Seguimiento de las principales variables de merchandising y en cada uno de los principales grupos/cadenas/anagramas del territorio nacional:

Las variables de análisis son:

– Presencia de cada una de las referencias.

– Presencia de:

- Display.

- Folleto.

- Cantidad extra o bonus pack.

- Promoción de precio (fabricante y detallista).

- Regalo.

- Lote.

- Multicompra (3  ¥  2, 2  ¥  1, etc.).

– Espacio (lineal desarrollado en cms. o n.º de facings).

El espacio se recoge trimestralmente.

MERCHANDISING MONITOR: Seguimiento mensual y nominativo en una selección de los más importantes establecimientos de libreservicio de las variables relacionadas con el merchandising.

Las variables que se analizan:

– Presencia de EAN en pesetas.

– Presencia de cabecera de góndola.

– Presencia de otras exposiciones especiales (torre, islas, mesas, expositores, etc.).

– Presencia de folleto publicitario.

– Presencia de multicompra del detallista.

– Presencia de bonus pack de fabricante.

– Presencia de lotes de fabricante.

– Presencia de oferta de precio.

– Presencia de bonus pack de fabricante.

– Presencia de lotes de fabricante.

– Presencia de premio/regalo.

– Espacio de lineal desarrollado: centímetros de lineal desarrollado y número de facing.

– Espacio de lineal desarrollado por nivel de estantería.

• PRICE MONITOR: Control quincenal de la variable PVP así como de las promociones a nivel de referencia en los puntos de venta más relevantes de la geografía española.

Las variables de análisis son:

– Presencia en tienda.

– Precio.

– Presencia de cabecera de góndola.

– Otras exposiciones especiales.

– Folleto.

– Oferta de promoción de precio.

– Bonus pack o cantidad extra.

– Lotes 3  ¥  2.

– Regalo.

– Otras promociones.

• SPACE MONITOR: Seguimiento mensual del espacio tanto de la categoría como de cada una de las referencias que la forman.

Las variables que se auditan son:

– Cms. lineales desarrollados.

– Facings.

SPACETRACK: Permite mediante la recogida de cms. lineales desarrollados y n.º de facings en los establecimientos que componen la muestra regular del panel Scantrack, relacionar las ventas con el espacio, de manera que se puedan realizar análisis de rentabilidad y productividad, al integrarlo con los datos volumétricos de Scantrack.

Las variables de análisis son:

– Ventas en valor y volumen.

– Distribución numérica y ponderada.

– Ponderada de promociones.

– Ventas según tipo de promoción, etc.

– Espacio (cms. y facing).

INDIS/CANARIAS: El objetivo de este estudio es profundizar en la distribución de los productos/marcas/referencias en universos más pequeños, por ejemplo islas: Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, etc. Isla/hábitat, etc.

Existen dos tipos de Indis: alimentación y hostelería, lo cual supone visitar alrededor de 700 establecimientos.

Consiste en recoger la presencia del producto/marca/referencia en el área de venta.

Proporciona:

– Universo de establecimientos.

    Distribución numérica.

 

Panel de audiencia  sofres A.M.

Fecha de creación: enero 1998

Objetivos:

Conocer con el máximo detalle la audiencia de las distintas cadenas de TV (a nivel hogar e individuos).

Número de hogares:

3.105 hogares en los que residen 10.173 individuos de 4 o más años.

Producto y/o marcas estudiadas:

Todas las anunciadas en televisión.

Sectores:

Todos los anunciados.

Periodicidad:

Información diaria.

Informaciones conseguidas:

Información de audiencia de televisión referida a audiencia de individuos y por targets de: minutos, cuartos de hora, franjas horarias, programas, spots y bloques publicitarios para las diferentes cadenas. Universo: Península, Baleares y Canarias, con edad igual o superior a 4 años.

Precios:

Variable, según grado de información requerida.

Áreas:

Cobertura Península, Baleares y Canarias.

Análisis:

Para la variable spots, la información se podrá jerarquizar según CPM o c/GRPs.

Información procedente de la misma muestra referida a:

• Configuración de targets específicos.

• Audiencia por programas, spots publicitarios, períodos de 15 minutos para las cadenas solicitadas y audiencias de períodos libres desde un segundo a 24 horas.

• Evaluación de planes de TV, para los targets fijados.

• Optimizaciones de planes de TV, para los targets fijados.

• Seguimiento de campañas de publicidad, para los targets fijados.

• Inversiones publicitarias en TV, según marcas.

• Perfiles de programas y de períodos mensuales.

• Audiencias medidas mensuales y trimestrales para cualquier target y día de la semana.

– Distribución ponderada.

 

 

 

 

 

La Investigación de Mercados y los Institutos de Opinión II.

 

2.  Ómnibus.

Es al principio de la década de los setenta cuando comienza en España esta técnica de márketing; consiste en recoger la información demandada por distintas empresas y sobre diferentes temas al mismo tiempo. Se sigue el sistema de la entrevista personal, con cuestionarios estructurados según el contenido que desea conocerse.

Algunos colectivos sostienen la idea de que el uso de los ómnibus viene determinado por un menor coste de realización (ya que los gastos se reparten entre las diferentes empresas que encargan el cuestionario); los defensores del mismo sostienen que el motivo determinante para decidirse por este sistema está basado en las siguientes características técnicas:

• Universo al que va dirigido la investigación.

• Extensión de la muestra.

• Fechas de realización de trabajos de campo.

• Posibilidades futuras de obtener la misma información en épocas similares, de cara a los estudios comparativos.

La expresión gráfica con que se representa este tipo de estudios en casi todo el mundo son los transportes públicos colectivos (autobuses, trenes...), y ello es así porque define con mucha precisión el concepto y las características que comporta el ómnibus:

• El cuestionario es un vehículo colectivo en investigación.

• Accesible para distintos clientes al mismo tiempo.

• Flexible a lo largo del trayecto, con distintas paradas en función de las necesidades de información de cada cliente.

• Tiene días fijos de salida y de llegada.

• Tiene un destino marcado de antemano, que en investigación es el universo al que va dirigido.

• Se paga en función del trayecto, es decir, de su utilización.

Estas características ambivalentes han hecho del ómnibus un estudio que ha alcanzado gran notoriedad, siendo para muchas empresas su primer contacto con la investigación de mercados.

Los estudios ómnibus son, hoy en día, uno de los instrumentos importantes en la investigación de mercados; su gran versatilidad permite que pueda ser utilizado por cualquier compañía, independientemente del tamaño de la misma, pero, hasta la fecha, casi siempre para productos de gran consumo.

En estos momentos, en España existen suficientes ómnibus como para poder responder a las exigencias de quienes los deseen utilizar; si bien en el futuro, y analizando el entorno de los países que nos rodean, se puede asegurar que los estudios ómnibus serán cada vez más frecuentes; se creará una mayor diversificación de tipos y aparecerán otros nuevos dirigidos a universos más concretos o específicos.

En cualquier caso, las principales características que definen el ómnibus son:

• Un menor coste.

• Gran rapidez de realización.

• Menor número de preguntas y respuestas por cuestionario.

De las aproximadas 30 instituciones de investigación que realizan ómnibus en España, indicaré a continuación dos de ellas que sirven de ejemplo en cuanto al contenido de los mismos, sin que ello signifique clasificación alguna.

                                        

ANEXO I

 

Determinación del número de elementos de una muestra extraída de una población infinita (nivel de confianza de 2s  =  95,5%)

 

 

ANEXO II

Determinación del número de elementos de una muestra extraída de una población finita (nivel de confianza de 2s  =  95,5%)

ANEXO III

Cuestionario para el sector de alimentación.

P.1. ¿Es su empresa usuaria de sistemas de automatización de fuerzas de ventas?

• Sí q     1

• No q     2

• NS/NC q     3

En caso negativo, ir directamente a la P.10, y contestar únicamente a partir de esa pregunta.

P.2. ¿Cuánto tiempo hace que es Vd. usuario?

• Menos de un año q     1

• Entre uno y dos años q     2

• Entre tres y cinco años q     3

• Más de cinco años q     4

P.3. Considera que su sistema actual....

• Cubre completamente sus necesidades q     1

• Cubre la mayoría de sus necesidades q     2

• Tiene una cobertura suficiente q     3

• No cubre gran parte de sus necesidades q     4

• NS/NC q     5

P.4. Considera que el servicio de asistencia técnica de su proveedor es:

• Excelente q     1

• Bueno q     2

• Normal q     3

• Deficiente q     4

• Muy deficiente q     5

• NS/NC q     6

P.5. ¿Cuáles son los usuarios de su sistema? (Puede indicar más de uno).

• Dirección comercial q     1

• Jefaturas/dirección de ventas q     2

• Gerentes q     3

• Delegados q     4

• Business Unit Managers q     5

• Dirección de márketing q     6

• Product Managers q     7

• Otros (indíquelos por favor) q     8

P.6. Considera que el grado de satisfacción de su fuerza de ventas, con respecto al sistema es:

• Muy alto q     1

• Alto q     2

• Medio q     3

• Bajo q     4

• Muy bajo q     5

• NS/NC q     6

P.7. Considera que este tipo de sistemas son para su empresa:

• Una herramienta imprescindible de gestión y toma de decisiones q     1

• Una ayuda para la gestión y toma de decisiones q     2

• Una herramienta eficaz para controlar a los vendedores q     3

• Otros (indíquelos): q     4

_________________________________________

_________________________________________

P.8. Nos puede indicar cómo tiene en su empresa desarrollado el sistema de automatización de ventas:

• Sistema propio q     1

• Sistema externo q     2

• Otros (Indíquelo): q     3

_________________________________________

_________________________________________

En caso de ser externo nos podría indicar quién es el titular:

• En propiedad de la compañía q     4

• Outsourcing q     5

P.9. ¿Cuál es el número de vendedores que tiene en su compañía?

• Menos de 25 q     1

• Entre 25 y 50 q     2

• Entre 50 y 100 q     3

• Entre 100 y 250 q     4

• Más de 250 q     5

P.10. Si fue Vd. usuario y ha dejado de serlo o ha cambiado de sistema en alguna ocasión e incluso si no ha sido nunca usuario, ¿cuál es el motivo? (Puede indicar más de uno):

• Necesidad de más prestaciones q     1

• Tecnología obsoleta q     2

• Problemas técnicos q     3

• Calidad de servicio recibida q     4

• Quejas internas q     5

• Acción comercial de otras empresas q     6

• Otros (indíquelos): q     7

______________________________________

______________________________________

P.11. A la hora de elegir un sistema qué valor daría a cada uno de los siguientes factores:_(Leer uno a uno).

Nada Poco Bastante Muy

importante importante importante importante

• Versatilidad q     1 q     2 q     3 q     4

• Facilidad de uso q     1 q     2 q     3 q     4

• Información estadística aportada q     1 q     2 q     3 q     4

• Sistemas de gráficos q     1 q     2 q     3 q     4

• Fiabilidad e integridad de la información q     1 q     2 q     3 q     4

Nada Poco Bastante Muy

importante importante importante importante

• Rapidez de respuesta del servicio técnico q     1 q     2 q     3 q     4

• ‑Capacidad de integración de la información con otros sistemas informáticos

de la empresa q     1 q     2 q     3 q     4

• Buen sistema de reporte q     1 q     2 q     3 q     4

• Compañía nacional q     1 q     2 q     3 q     4

• Compañía multinacional con agente

local q     1 q     2 q     3 q     4

• Experiencia de la empresa proveedora en

el sector q     1 q     2 q     3 q     4

• Experiencia de la empresa proveedora en

esta actividad q     1 q     2 q     3 q     4

• Buenas referencias q     1 q     2 q     3 q     4

• Precio q     1 q     2 q     3 q     4

• Otros (indíquelos): q     1 q     2 q     3 q     4

___________________________________

___________________________________

___________________________________

P.12. De las empresas que indicamos a continuación y que realizan sistemas de automatización de ventas nos podría dar la valoración profesional que tiene de ellas:

Baja Media Alta

• Marca A q     1 q     2 q     3

• Marca B q     1 q     2 q     3

• Marca C q     1 q     2 q     3

• Marca D q     1 q     2 q     3

• Marca E q     1 q     2 q     3

• Otros (indíquelos): ___________________

______________________

______________________

P.13. ¿Estaría dispuesto a participar en un fichero compartido con otras empresas?

• Sí q     1

• No q     2

• NS/NC q     3

P.14. Por tanto, ¿qué grado de importancia daría a un fichero compartido como herramienta de segmentación y micromárketing?

• Muy necesario q     1

• Necesario q     2

• Interesante q     3

• Secundario q     4

• No necesario q     5

• NS/NC q     6

P.15. ¿Qué valoraría Vd. más en un fichero compartido?

• Puesta al día regular y cotidiana de las altas, bajas de los clien-

tes y de sus direcciones q     1

• Acceso a clientes especiales no habituales en su labor pero que

pueden ser necesarios en un momento determinado q     2

• Utilización del fichero como referencia global de la información

sobre el gestor q     3

• Detección de clientes importantes para Vd., no visitados ade-

cuadamente q     4

• Detección de clientes que consideramos importantes y, al apli-

car objetivamente nuestros criterios, no lo son tanto q     5

• Las ratios de márketing que se pueden obtener de forma com-

parativa q     6

• Otros (indíquelos): q     7

________________________________

________________________________

P.16. ¿Consideraría positivo contar con un servicio externo de administración para este fichero?

• Sí q     1

• No q     2

• NS/NC q     3

P.17. De no contar con esta herramienta, ¿estaría interesado en ella?

• Muy interesado q     1

• Interesado q     2

• No interesado q     3

• NS/NC q     4